¿Cabe la sostenibilidad en una campaña electoral?

C2C, sostenibilidad rentable, sostenibilidad a medida

Es una constante que las cuestiones ambientales y la sostenibilidad hayan llegado ya, por suerte, al discurso de prácticamente todas las formaciones políticas, si bien unas le den un papel central en su discurso y las políticas que plantean realizar en tanto que otras se queden en eso, una mera mención y pocas intenciones de verdaderamente hacer cosas. A mi modo de verlo, uno de los indicadores más fiables sería la puesta en marcha de medidas que evidencien tal comportamiento en pos de la sostenibilidad.

En las próximas semanas llegan de nuevo elecciones en dos comunidades autónomas, Galicia y Euskadi y puede ser un buen momento para ver si hay algún tipo de iniciativa en el sentido de que hacer una campaña electoral sostenible.  Además las circunstancias han hecho que en el último año hayamos vivido hasta tres procesos electorales, cada uno con un ámbito territorial diferente, por lo que valen para poder valorar la aplicación de estas medidas y si esa sensibilización se ha dado más a nivel local o a nivel general, es decir, si pesa más la organización política en sí o las personas que a nivel individual llevan a cabo las acciones.

La sostenibilidad en una campaña electoral (I) ¿son conscientes de la huella que dejan?

Lo primero que habría que ver es si los comités electorales son conscientes de la repercusión de las actividades políticas  que realizan. Pareciera que planifican acciones aquí y allá, buscando únicamente su repercusión, su grandiosidad, llegar al mayor número de lugares y de personas sin importar lo demás. Pensemos en la Huella de Carbono que generaron los desplazamientos de los candidatos en las elecciones del pasado 20N y generarán en torno al próximo 21O. Si revisáramos sus itinerarios y los medios de transporte que usaron, seguro que fue elevadísima. Pero sumemos todos los actos de menor entidad que se realizaron, las caravanas de medios que siguen estos actos, las ubicaciones de dichos actos, los equipos de luz y sonido empleados o los materiales de atrezzo y escenografía que han de ir por todos ellos, el resultado es todavía mayor.

Si abordamos las comidas y bebidas que son consumidas por esta caravana electoral, los servicios de catering que se ofrecen en algunos de estos actos, los desayunos con tal o cual organización, las comidas y cenas con los simpatizantes, los indicadores de sostenibilidad que podríamos aplicar, como el agua virtual asociada a estos alimentos o la cantidad de envases que se desechan, nuevamente asistiríamos a una cantidad elevadísima.

Sería un ejercicio interesantísimo el poder seguir a una de estas caravanas y hacer los cálculos, puede que las cifras hicieran que se replanteara la manera de hacer campaña electoral.

Y no hemos hablado del impacto de los regalos y el material publicitario que se reparte.

La sostenibilidad en una campaña electoral (II). Cuestión de escalas.

Queda claro que si atendemos a algunos de los indicadores que acabamos de citar, las de perder en cuanto a la falta de sostenibilidad se la van a llevar las campañas a nivel nacional. En tanto que pudiera parecer que las que se realizan a nivel local si que tienen un comportamiento más sostenible.  Pero si hacemos el enfoque de la manera adecuada, ciertamente ambas no abarcan el mismo territorio ni número de habitantes, y que en unas elecciones locales se repartan hasta tres libretos de más de veinte páginas de papel de gran gramaje a todo color por cada domicilio de un municipio, cuando en las elecciones generales apenas llega una carta a cada votante, la diferencia es más que significativa en cuanto al consumo de papel por ambito territorial abarcado (y por tanto el impacto generado).

Pero además a nivel local entran en juego aspectos vinculados a la sostenibilidad diferentes, pues en unas elecciones locales hay más posibilidades de que las molestias derivadas de un mitin o un vehículo con megafonía nos lleguen hasta casa, o que veamos nuestro entorno habitual plagado de carteles, banderolas y vallas publicitarias, algunas afeando o tapando espacios de valor paisajístico o arquitectónico.  Lo frecuente es encontrar ejemplos, lo que cuesta es pensar que nadie se haya dado cuenta mientras las colocaban.

La sostenibilidad en una campaña electoral (III) ¿Es posible encontrar alternativas?

De entrada la principal alternativa es tratar de hacer las cosas de una mejor manera. Sea cual sea el territorio y la acción que se pretenda realizar, seguro que hay maneras de lograr hacer todas las actividades vinculadas a una campaña electoral de una manera más sostenible.  Como siempre, es cuestión de creatividad y un poco de trabajo para conocer las alternativas y valorar las más eficaces. Los comités electorales deberían valorar estas cuestiones dentro de su trabajo de diseño y planificación.

En campañas a nivel local ya hay iniciativas para hacer publicidad a pedales, tanto de manera artesana, con los propios militantes decorando sus bicicletas con carteles y otros soportes, como de una manera más profesional, a través de empresas que ofrecen estos servicios.

En cuanto a las vallas publicitarias, difícil que sean desmontadas, pero lo que si me llama la atención es que casi un año después algunas sigan casi intactas, con el mismo vinilo y la misma cara pidiendo algo que ya pasó. ¿Es que no hay materiales alternativos que, sabiendo que la función de esta valla es transmitir un mensaje efímero de apenas 15 días, permitan que pasado ese tiempo la degradación (si es biodegradación todavía mejor) se haga de manera casi natural? Si tras un año sometido a sol, viento y lluvia ese vinilo no se ha degradado, ni que pensar en los tratamientos necesarios para poder degradar de manera química este material y permitir su reciclado, se antoja imposible.

21O

El uso de vídeo para las conferencias y mitines, la búsqueda de soportes alternativos para poder trasladar el mensaje sin que ello conlleve desplazar una caravana interminable de vehículos y enseres o la utilización de materiales fácilmente degradables e incluso reciclados para los documentos son otras alternativas.

En resumen, hay alternativas y posibilidades de hacer las cosas de otra manera, puede que en la sección ECOS se puedan ir incluyendo ejemplos de las próximas campañas electorales. Sería todo un avance en sostenibilidad.

@tehagoeco
Creamos y hablamos de sostenibilidad

Blog de la empresa social SOSTENIBILIDAD A MEDIDA

sostenibilidad a medida, sostenibilidad,

No Comments, Be The First!

Tu dirección de correo no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE