Seis maneras de conciliar negocios y sostenibilidad

Sostenibilidad, economía verde, Sostenbilidad a Medida, ecodiseño, C2C

No cabe duda, y de ello hemos dado muchos ejemplos en Te Hago Eco, que conseguir llevar la sostenibilidad a la forma de hacer negocios en nuestro planeta pasa por ser una de las primeras claves para conseguir que

Sin duda conciliar las diferentes visiones que se tienen de la actividad empresarial y cómo la sostenibilidad incide en la misma (positiva o negativamente, como incentivo o como freno) es la clave a la que nos enfrentamos para lograr una conciliación, pero claro, reflexiones como las de este artículo titulado La dificultad de los negocios sostenibles, no son nada halagüeñas:

Parece como si los hombres y mujeres que dirigen empresas y los activistas, periodistas y legisladores que defienden la sostenibilidad vivieran en dimensiones paralelas de una misma realidad. Y, en cierta medida, así es. Quizás valdría la pena profundizar un poco más sobre el significado de algunos argumentos.

Recogemos ese guante y precisamente es lo que queremos, analizar el significado y ver si existe ese ansiado equilibrio entre visiones tan contrapuestas. Tomando de referencia el propio artículo, parece que se concretan en seis aspectos donde se concreta la diferente visión en torno a la sostenibilidad.

¿Qué papel juega la empresa en la sociedad?

Cuantas veces a muchos nos han dicho eso de … no somos una ONG sino una empresa. Y cuantas veces hemos pensado que hacer negocios de una forma ética (si, aunque parezca imposible así también puede funcionar un negocio)  y la vez conseguir aportar valor que contribuya a solucionar o mitigar la problemática ambiental o social de nuestro entorno no es algo utópico. Si, se llama Empresa Social y ya sabéis que es precisamente uno de los rasgos de identidad de Sostenibilidad a Medida.

¿Estrategias de negocio a corto o largo plazo?

No se trata de una diferencia insalvable, simplemente que para unos u otros parece que el marco temporal ha de ser diferente, lo que no necesariamente significa excluyente. Si es que es cierto que nadie rebate que en una estrategia de negocio a largo plazo la sostenibilidad tienen un papel importante ahora bien ¿por qué no ha de tenerlo en estrategias a corto plazo? Posiblemente porque es necesario empezar a usar herramientas para medir el valor generado, incluso a corto plazo, por ejemplo SROI que ya hemos visto que puede ser de gran utilidad para conocer la capacidad de diferentes proyectos de sostenibilidad para generar valor de manera casi inmediata.  Sin duda con estos datos sobre la mesa esta discusión desaparece, por tanto, sólo es cuestión de incorporar nuevos enfoques y herramientas en la gestión de los aspectos de sostenibilidad.

huella de carbono andalucía, sostenibilidad a medida

¿Dónde está el foco del CEO: aspectos financieros o de negocios o también en otros asuntos?

Posiblemente, y aunque parezca que en su mayoría los CEOs no tienen interés en cuestiones de sostenibilidad sea porque no son conscientes de la importancia que la misma tiene para sus negocios. No puede explicarse el ejemplo de Patagonia sólo por cuestiones de afinidad, anticipar el futuro o un mayor compromiso en lo personal, sino mas bien por haber ampliado su enfoque y entender que hay otras muchas variables en torno a sus negocio que parecen no existir pero en realidad sólo están fuera del ángulo de visión. De nuevo las Empresas B o el modelo de empresa social muestra como son compatibles ambas visiones, sin necesidad de prevalecer una sobre otra, sino de repartir ponderadamente los recursos existentes.

Centrarse en el manejo de riesgos ¿pero qué riesgos?

Aquí confluyen de lado y lado perspectivas diferentes. Por un lado, del lado de los negocios, parece que los riesgos asociados a la sostenibilidad son imprevisibles, de ahí que destaquen ejemplos de compañías que muestran una visión mucho mas amplia y contemplan en su estrategia de negocio los riesgos asociados a elementos naturales, como es el caso de CELSIA y la vulnerabilidad ante el recurso hidrico en su actividad de generación de electricidad, lo que les lleva a tener muy presentes la Huella Hídrica como un indicador de buena gestión de la misma. Pero a la vez, es cuando se consigue trasladar estos riesgos en materia de sostenibilidad a indicadores sólidos cuando es posible abordar su gestión de una manera eficaz e incluirlos en la estrategia de negocio, por lo que de este lado está la necesidad de desarrollar indicadores de sostenibilidad para estas necesidades.

¿Qué papel juega la administración pública?

No hay ámbito de la economía y la sociedad en la que no se de la dualidad entre intervención del estado y libertad de actuación ya sea para la empresa o la sociedad confiando en la autorregulación. Lo peor es que parece que empresas y tercer sector parecen ver en el estado al aliado del contrario, que siempre juega a favor del otro. Nuevamente nos parece que la clave está en la aparición de nuevos elementos sobre el tablero, lo que configura un reparto de roles diferente, en este caso el modelo de Empresa Social rompe esta polaridad para situarse en un lugar equidistante al estado, la empresa tradicional y el tercer sector, colaborando por igual con ellos. No es de extrañar por tanto que a la hora de plantear la sostenibilidad dentro de los negocios, se mire a la empresa social como la estructura que quizás concilia mejor las diferentes visiones y roles que confluyen en torno a este aspecto.

Empresa social y sostenibilidad

Y por último, la sostenibilidad como una cuestión ética

 Los que alguna vez hayan visto una presentación de Sostenibilidad a Medida han oído esta frase: La sostenibilidad debe ser la ética de las generaciones del siglo XXI, es de Miguel Delibes de Castro y la anotamos en la Asamblea de creación del Colegio Andaluz de Ambientólogos a finales de 2013. Algunos CEO consideran que criticar su nulo compromiso con la sostenibilidad es criticar la actividad de su empresa, sin embargo se trata de que comiencen a plantear que una empresa también son unos valores y cada vez más los consumidores quieren conocer los valores que hay detrás de una marca o una empresa. Sustain Brands Barcelona, celebrado hace apenas una semana ha sido y es un ejemplo perfecto de cómo está cambiando esta manera de ver los negocios e incorporar a estos esa ética de la sostenibilidad, no sólo por parte de las empresas, sino sobre todo del lado de la sociedad y los consumidores. Por tanto es sólo cuestión de tiempo que se hable de ética en la empresa con normalidad y sin que parezca que se usa sólo para cuestionar el funcionamiento de las empresas, aunque ejemplos de lo mucho que hay que avanzar hay y sectores como el de la generación y suministro eléctrico o los servicios bancarios nos proporcionan un buen número a diario.

¿Sois vosotros/as tan optimistas? Nos gustaría saberlo, usa los comentarios.

@tehagoeco

Creamos y hablamos de sostenibilidad

Blog de Sostenibilidad a Medida, empresa social de constructoría en sostenibilidad corporativa

sostenibilidad a medida, sostenibilidad,

 

1 Comentario

  1. Es una visión adecuada, creo también que parte del rol del Estado es acompañar este tipo de políticas tanto legislando como desde lo discursivo, impulsando la reconversión de las empresas establecidas y propiciando el perfil “verde” de las nuevas empresas.

    Responder

Tu dirección de correo no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE