Sostenibilidad para Dummies: Alimentos Km0

Sostenibilidad a Medida - Sostenibilidad para eventos

La sostenibilidad no puede entender sin un fuerte vínculo con la comunidad y el entorno, no puede ser una estrategia impostada, hasta importada, que no tenga en cuenta el lugar donde se desarrolla una actividad y los valores sociales y ambientales de esta. Tal es así que encontramos el ejemplo de Bélgica, Holanda o Dinamarca y su clasificación al frente del ranking de insostenibilidad por su alta Huella Ecológica, debida a la necesidad de importar alimentos porque no pueden abastecerse de sus campos de cultivo, un fenómeno que también tiene que ver con la urbanización de estos territorios y el modelo económico que han desarrollado en las últimas décadas.

Y vistos los vínculos entre alimentación y sostenibilidad, hace ya varias décadas surgió un movimiento el de Slow Food que quería apostar por un modelo alimentario menos globalizado y más localizado, que recuperara el arraigo en lo local, y una de las propuestas que recogía era el de los alimentos Kilómetro 0, reforzando así la idea de que no hay que importar alimentos desde miles de kilómetros, sino que hay que contar con la producción local si se quiere apostar por un modelo más sostenible.

Origen y los requisitos para ser Alimento Km0

En la página de Slow Food explican cómo empezó todo  y dejan bien claros los requisitos para que un Restaurante u otro proveedor de alimentos (se recogen varios tipos) pueda ser considerado como KM0.

Se requieren criterios también para cada plato, de manera que tal  y como leemos para que un plato sea considerado KM0, al menos un 40 % de los ingredientes tienen que ser locales, incluyendo el ingrediente principal. Esto implica que la distancia entre su origen y el lugar donde se va a consumir no debe superior a 100 km. En el caso de pescados, además, habrá que priorizar siempre lo obtenido de forma sostenible y mediante barcos de bajura. Por otra parte para que un plato esté considerado como km 0 deberá incluir ingredientes de temporada, que estén producidos de forma sostenible, aunque no tengan certificación ecológica, que estén comprados directamente a productores cercanos, etc.

Es patente que no sólo el criterio geográfico, que ya es mucho, es importante, también el modo de producción, evidenciando que se trata de una visión mucho más amplia que la meramente territorial.

Lo más importante ahora es que además de tratar de priorizar nuestras comidas fuera de casa en establecimientos que sean KM0, aunque no es fácil dependiendo del lugar de residencia, se aplique esta filosofía a nuestra vida cotidiana, a la compra de alimentos y nuestra dieta.

La contribución a la sostenibilidad de los productos KM0

Una es patente y directa, si se reducen los desplazamientos de alimentos, se reduce la Huella de Carbono generada en los mismos, por lo que de entrada la emisión de GEI va a ser notablemente reducida.

Además el fomento de los alimentos de temporada, aunque pueda parecer una tontería e incluso una vuelta a la alimentación de antaño, supone no sólo nuevos ahorros de energía, al no tener que disponer de instalaciones con climatización para producir estos alimentos fuera de la estación idónea, sino también de agua, puesto que la Huella Hídrica, es mucho mayor al no seguirse métodos de producción adaptados a la climatología.

También se trata de productos obtenidos de forma más sostenible, tanto en los sistemas de producción como de captura en el caso de la pesca, por lo que de manera directa se está fomentando una economía sostenible o verde. Y junto a esto, la apuesta por la economía local, genera desarrollo en la comunidad, como se ha visto en algunos análisis SROI sobre las ventajas de la inversión local, esta reinvierte mucha mayor cantidad de recursos en otras iniciativas locales, en tanto que el gasto en combustible para traer productos de largas distancias no tiene ni de lejos niveles similares de retorno de gasto.

Y un no menos importante beneficio viene por el hecho de que con frecuencia trasladando a otros países determinadas actividades productivas, como puede ser la agricultura, lo que se está haciendo a la vez es desplazar los impactos ambientales y sociales que ella genera a otros territorios, pero no eliminarlos. En los productos KM0 no se externaliza el impacto social o ambiental generado por la alimentación hacia otros territorios, el llamado dumping, sino que se toma conciencia del mismo y se prioriza su reducción.

Curiosidades sobre los alimentos KM0

Una anécdota para ilustrar hasta qué punto debe ser importante replantear el modelo de producción de alimentos que actualmente tenemos y tratar de hacerlo más sostenible, Habla  Gustavo Duch de la locura en el caso de las patatas: en España, cada día importamos 220.000 kilogramos de patatas del Reino Unido y ese mismo día se exportan 72.000 kilogramos de patatas al… Reino Unido. No cabe duda de que se trata de un malgasto de recursos y debe hacernos pensar en el origen y proceso de producción de los alimentos que consumimos.

Pensemos ahora en un evento sostenible, en caso de apostar por que los alimentos servidos en el mismo fuesen KM0 se podría contabilizar cuanto contribuye esta medida a la reducción de la Huella de Carbono y consumo de Agua Virtual del mismo, por lo que son una buena forma de contribuir a la mejora de la sostenibilidad en diferentes aspectos de un evento.

Como vemos, eligiendo responsablemente tanto los alimentos como los establecimientos donde los adquirimos se logrará un menor impacto social y ambiental, al fin y al cabo la sostenibilidad es un proceso de transición donde lo importante es el movimiento, en este caso, hacia el KM0.

@tehagoeco

Creamos y hablamos de sostenibilidad (eventos, productos, servicios, organizaciones y territorios)

Blog de la empresa social SOSTENIBILIDAD A MEDIDA

RSC, sostenibilidad, empresa social, social enterprise

2 Comentarios

  1. No conocíamos el ejemplo con números de las patatas exportadas e importadas pero la verdad es que nos lleva a un cierto sinsentido.

    Gracias por arrojar un poquito de luz acerca de la cultura de kilómetro cero.

    Responder
    • Bienvenido David.
      Nos alegra que este tipo de ejemplos ayuden a entender las problemáticas de sostenibilidad que tiene parte de nuestra industria alimentaria. A ver si poco a poco logramos mejorarla.
      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Responder

Tu dirección de correo no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE