Ciudades inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles: ODS 11

sostenibilidad, sostenibilidad a medida, sostenibilidad rentable

En definitiva, ciudades mas humanas.

Es necesario reconsiderar la manera en que están diseñadas y continuamos configurando nuestras ciudades y hay muchas vías. Promoviendo un urbanismo y una edificación más eficientes, fomentando el uso de energías renovables, mejorando el transporte público y facilitando el uso de medios de transporte no motorizados. Cada ciudadano es responsable directo de la “calidad ambiental” de su ciudad. Cada día tomamos miles de decisiones que afectan a nuestro entorno: cómo nos desplazamos, cómo usamos la energía para mantener temperatura óptimas, cómo consumimos alimentos, de qué forma gestionamos y a dónde van nuestros residuos, así como la necesidad de contar con zonas verdes y del cuidado de parques y jardines.

Los problemas a los que se enfrentan las ciudades se pueden vencer de manera que les permita seguir prosperando y creciendo y, al mismo tiempo, aprovechar mejor los recursos y reducir la contaminación y la pobreza. El futuro que queremos incluye ciudades con acceso a servicios básicos, energía, vivienda, transporte y más facilidades para toda la ciudadanía.

Ilustramos este post con una de las Imágenes Sin Derechos de Cruz Roja, la campaña para fomentar el conocimiento y divulgación de los ODS.

Objetivo 11: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles

Las ciudades son hervideros de ideas, comercio, cultura, ciencia, productividad, desarrollo social y mucho más. En el mejor de los casos, las ciudades han permitido a las personas progresar social y económicamente.

Ahora bien, son muchos los problemas que existen para mantener ciudades de manera que se sigan creando empleos y prosperidad sin ejercer presión sobre la tierra y los recursos. Los problemas comunes de las ciudades son la congestión, la falta de fondos para prestar servicios básicos, la escasez de vivienda adecuada y el deterioro de la infraestructura.

Los problemas que enfrentan las ciudades se pueden vencer de manera que les permita seguir prosperando y creciendo, y al mismo tiempo aprovechar mejor los recursos y reducir la contaminación y la pobreza. El futuro que queremos incluye a ciudades de oportunidades, con acceso a servicios básicos, energía, vivienda, transporte y más facilidades para todos.

En los últimos decenios, el mundo ha experimentado un crecimiento urbano sin precedentes. En 2015, cerca de 4000 millones de personas (el 54% de la población mundial) vivía en ciudades y, según las proyecciones, ese número aumentará hasta aproximadamente 5000 millones para 2030. La rápida urbanización conlleva enormes dificultades, como el creciente número de habitantes de barrios marginales, el incremento de la contaminación atmosférica, la insuficiencia de los servicios básicos y la infraestructura, y el crecimiento urbano incontrolado y no planificado, que también aumentan la vulnerabilidad de las ciudades a los desastres. En mayo de 2017, 149 países estaban formulando políticas urbanas a escala nacional.

Y para ello se establecen diez metas que van desde el acceso a la vivienda digna, la conservación del patrimonio y la planificación y respuesta ante desastres naturales para reducir sus efectos. sostenibilidad, sostenibilidad a medida, sostenibilidad rentable

Si queremos ciudades sostenibles, necesitamos ciudades responsables

Optimizar la relación entre las personas y su espacio público sirve para fomentar su contribución a la sostenibilidad urbana y la apropiación de calles, parques y plazas por parte de la ciudadanía. Y un aspecto prioritario abordar dentro de esta área es el modelo de movilidad en nuestras ciudades. Hoy más que nunca se hace necesario cambiar el modelo de desplazamiento en pueblos y ciudades a favor de otros más sostenibles y menos motorizados. Sin duda, las ciudades constituyen el escenario donde la innovación social se enfrenta a sus principales retos y entre ellos destaca el del modelo de movilidad. Una ciudad dinámica supone multitud de desplazamientos y relaciones, que se refleja en esos patrones de movilidad.

Ejemplos como el informe de Cities Alive, que refleja que orientar más las ciudades a las necesidades de los niños puede mejorar el rendimiento económico de una ciudad, así como su capacidad de atraer y retener talento y una fuerza laboral más cualificada. Los autores del informe argumentan que si las ciudades no abordan las necesidades de los niños, se arriesgarán a sufrir un “efecto de vacío” que impactará tanto a nivel económico como cultural, como consecuencia de que las familias terminen mudándose a otras áreas.

Pero queda mucho por hacer, sobre toco cuando Metroscopia publicaba un estudio en torno a la percepción de sostenibilidad en los habitantes de las ciudades españolas y los resultados eran muy poco positivos. Y es que a pesar de un 51% de los encuestados mostraba conocer el término sostenibilidad, cuando se le preguntaba en sobre su opinión, señalaba que el 82% de las ciudades no podían considerarse sostenibles. Si pensamos de nuevo que son el principal escenario de nuestra vida cotidiana para una mayoría de la población mundial, vivimos por tanto en entornos que muy pocos consideran suficientemente sostenibles. Justo lo que persigue este ODS 11.

@tehagoeco

Creamos y hablamos de sostenibilidad

Blog corporativo de la empresa social Sostenibilidad a Medida

RSC, sostenibilidad, empresa social, social enterprise

No Comments, Be The First!

Tu dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE