Sostenibilidad para Dummies: la Huella de Carbono

Sostenibilidad a Medida - Te Hago Eco Creamos y hablamos de eventos sostenibles

La Huella de Carbono ha sido un concepto ya usado en varios de los artículos que ha publicado TE HAGO ECO y hoy por hoy es uno de los indicadores de referencia a la hora de abordar la sostenibilidad de productos, servicios y todo tipo de activiadades, incluidas las efímeras.

Sin duda se trata del reflejo de aquella Huella Ecológica que Rees y Wackernagel diseñaron a mediados de la década de los noventa para poder medir y, sobre todo, comparar el impacto ambiental de diferentes actividades y territorios. En el caso de la Huella de Carbono se trata de llevar esta idea al ámbito del cambio climático y que la unidad de medida nos permita evaluar cuan de perjudicial para los procesos vinculados al cambio climático es una actividad o producto.

Huella de Carbono: ¿por donde empezar?

Lo primero al aproximarnos al concepto de Huella de Carbono que nos llama la atención es la amplia variedad de definiciones que vamos a ancontrarnos, reflejo de los diferentes enfoques con los que se puede abordar este indicador. De una forma más o menos común, se entiende como “la cantidad de Gases de Efecto Invernadero (GEI) emitidos de forma directa o indirecta por una persona, organización, producto o servicio (o en el caso de un evento, una parte de cada cosa) fruto del desarrollo de una determinada actividad

Huella de Carbono: ¿qué hemos de tener en cuenta?

Un hecho a tener en cuenta es que la Huella de Carbono se cuantifica a partir de la cantidad de Gases de Efecto Invernadero y estos son varios además del CO2 (Metano CH4, Dióxido de Nitrógeno NO2, Ozono Troposférico O3, entre otros) por lo que en su cálculo habría que contemplar este hecho y determinar si se han incluido o no, y cuales en cada caso.

 Además su definición nos lleva a otra de las particularidades de la Huella de Carbono: que en su cálculo influye el enfoque que demos a las actividades a las que se refiere, de ahí que lo primero que hemos de fijar a la hora de hacer su cálculo es el  alcance, qué acciones abarca, es decir, para qué actividades referidas a una persona, organización, producto o evento queremos calcular su cantidad de emisiones de Gases de Efecto Invernadero. Aqui podeis ver un ejemplo de medición de Huella de Carbono en una gira de conciertos de un grupo de rock.

Y una nota importante  es que la cantidad finalmente se mide en unidades de masa, es decir, en gramos, kilogramos o toneladas, de forma que si lo que tenemos es volumen, habremos de hacer la equivalencia de medidas.

Sostenibilidad a Medida - Te Hago Eco Creamos y hablamos de sostenibilidad

Huella de Carbono: lo que se puede medir, se puede mejorar

Ya hemos señalado que el resultado de esos cálculos nos ofrecerá una cantidad absoluta, medida en gramos, kilogramos, toneladas u otra medida de masa, sin embargo es casi imposible ir pesando las emisiones generadas por el consumo de electricidad de los procesos incluidos en el alcance, como un ejemplo de actividad que habría que controlar. De ahí que su cálculo se haga a partir del consumo de combustibles fósiles que conlleven las actividades que queremos incluir, tomando como buenas diferentes estimaciones que nos ayuden a hacer la equivalencia entre litros de combustible o kWh a cantidad de GEI en gramos para conocer la Huella de Carbono.

Y esto nos lleva a tener en cuenta dos aspectos, el primero es que a medida que más exhaustivamente identifiquemos actividades que se desarrollan y sus impactos (transporte de personas/mercancías, consumos de electricidad), más completo y ajustado será el calculo, pero nunca será perfecto, porque es imposible medirlo y controlarlo todo al detalle.

La segunda cuestión es que al final haremos una equivalencia entre litros de combustible o consumo de electricidad en kWh y cantidad de GEI emitida, por lo que tendremos una aproximación pero igualmente nunca un valor perfecto, pues influirán aspectos como, para el caso de un desplazamiento, el modelo utilizado, el tipo de combustible, la velocidad media durante el recorrido, … que influirán en su consumo, siendo por tanto difícil cuantificar con precisión el mismo.

Todo esto nos lleva a una idea fundamental, y es que la Huella de Carbono per se no es un baremo de la sostenibilidad de un producto, servicio, una organización o un evento. No existe un valor determinado a partir del cual un evento sea o no sostenible, sino que ha de tomarse como un indicador de los impactos que puede generar nuestra actividad, aquella que queramos hacer más sostenible, y permitirnos abordar diferentes medidas para contribuir a la reducción de la Huella de Carbono asociada a la misma, por tanto no debe usarse como un valor absoluto, sino como una referencia para nuestra  mejora de la sostenibilidad. ¿y tú, mides tu Huella de Carbono?

 @tehagoeco
Creamos y hablamos de sostenibilidad

Blog de la empresa social SOSTENIBILIDAD A MEDIDA

sostenibilidad a medida, sostenibilidad,

1 Comentario

  1. […] iniciativas para conocer la importancia de las emisiones derivadas del transporte, la denominada Huella de Carbono, con trabajos tan interesantes como el de la Agencia de Ecología Urbana de […]

    Responder

Tu dirección de correo no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE