Buscando una medida óptima de sostenibilidad

COP21, Cumbre Mundial del Clima

En los últimos meses se están dando dos fenómenos muy interesantes en lo que a la comunicación de la sostenibilidad se refiere y es que tanto empieza a calar la idea del valor que la misma aporta a una organización, que crece el interés por reflejar de algún modo la comparación entre diferentes compañías.

Así, de un lado proliferan nuevos índices y clasificaciones que periódicamente señalan a las empresas y organizaciones que mejor desempeño en sostenibilidad, al más conocido Dow Jones Sustainability Index, FTSE4 Good Index o el Global 100 recientemente presentado en el Foro Económico Mundial de Davos.

Por otro lado, aparecen dudas y reflexiones en torno al hecho de que una misma empresa aparezca en unos índices de sostenibilidad y en otros no, ¿cómo se forma parte de estos? ¿son asimilables los criterios entre las diferentes clasificaciones?

Creemos que es un asunto que merece la pena abordar y en el que hay que empezar a adoptar criterios comunes, antes de que parte de su utilidad quede en nada por la falta de transparencia y equivalencia.

Medir la sostenibilidad de una forma cualitativa

Puede ser una solución, más allá de índices calculados a partir de un algoritmo que puede ser más que complejo, usar simplemente una clasificación entre organizaciones con un Alto nivel de desempeño en sostenibilidad y organizaciones con un Bajo nivel.

Es lo que proponen desde el estudio  The Impact of a Corporate Culture of Sustainability on Corporate Behaviour and Performance  realizado a lo largo de más de quince años a 180 empresas de Estados Unidos. Y donde establecen la distinción a partir de criterios que valoran el compromiso con la mejora de sus aspectos sociales y ambientales, y la prioridad que dan a la obtención de beneficios económicos frente a la reducción de sus impactos en la sostenibilidad.

Energías Renovables - Huella de Carbono

Un criterio más que interesante es la diferente noción de sostenibilidad entre uno y otro tipo de compañías. Las de Bajo nivel se refieren a esta como aspectos externos de su actividad, en tanto que las de Alto nivel no sólo incluyen los aspectos de sostenibilidad dentro de su estrategia corporativa, sino que la asumen con una perspectiva amplia y plural, la que le aportan sus grupos de interés.

Establecer medidas cuantitativas sería posible, pero dificultaría mucho más la comparación, al margen de la dificultad de medir, más allá de valorar, aspectos como el grado de cumplimiento de determinados aspectos legales o reglamentarios o la transparencia. Construir este tipo de rangos es mucho más complicado en sostenibilidad corporativa.

Sostenibilidad bursátil o sostenibilidad corporativa

Una de las señas de identidad de algunos de estos índices es que están restringidos a compañías que cotizan en bolsa, por tanto su interés en la sostenibilidad tiene el objetivo de mostrar a potenciales inversores su vulnerabilidad a los riesgos asociados a aspectos de sostenibilidad. Tal y como se cita: La importancia de estar incluidos en estos índices radica en que son tenidos en cuenta por consultores, gestores y «brokers» para sus análisis de inversión, colocación de activos, etc

Frente a estos, la propuesta anteriormente mostrada era más abierta y no enfocada exclusivamente a potenciales inversores, sino que abordaba la sostenibilidad desde una perspectiva mucho más amplia que incluye aspectos laborales o de relación con grupos de interés.

Por tanto, sea con una u otra óptica, es posible concluir que si existen medidas que se aproximan a dar una medida de la sostenibilidad de las corporaciones, y si bien puede prevalecer una visión mucho más de negocio que realmente de relación con el entorno, si que permiten establecer valores óptimos.

Ahora bien, con unos niveles de exigencia de sostenibilidad en crecimiento debido a las nuevas regulaciones legales, el aumento de las demandas y expectativas sociales y la innovación y mejora de las prácticas disponibles, se trata de índices que van a sufrir cambios permanentes.

Y con un nivel óptimo de sostenibilidad al alza, a las organizaciones no les queda otra que identificar las estratégicas y prácticas idóneas para lograr el mejor desempeño en un entorno cambiante. ¿Les suena la resiliencia?

Y una última cuestión que nos gustaría plantear ¿serán válidos estos indicadores de sostenibilidad para la empresa social?

@tehagoeco

Creamos y hablamos de sostenibilidad (eventos, productos, servicios, organizaciones y territorios)

¿Crees importante que las empresas conozcan su desempeño en sostenibilidad y quieres conocer cómo? Podemos ayudarte, somos el blog de la empresa social SOSTENIBILIDAD A MEDIDA 

Logotipo Sostenibilidad a Medida

2 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: En los últimos meses se están dando dos fenómenos muy interesantes en lo que a la comunicación de la sostenibilidad se refiere y es que tanto empieza a calar la idea del valor que la misma aporta a una organización, que …

    Responder
  2. IPG, un PIB Alternativo, para Medir y Decidir Bien: NO QUEREMOS CRECER COMO CHINA: http://blogsostenible.wordpress.com/2014/05/10/ipg-pib-crecimiento-china-contaminacion/

    Responder

Tu dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE